29 Mar ¿Cómo puedes ahorrar en tus gastos de casa?

Hoy en día, el ahorro es la asignatura pendiente de los españoles. Si bien es cierto que los sueldos actuales, en muchos casos, no dan para mucho más de lo que dan, lo cierto es que podemos ahorrar dinero en nuestro hogar cada día, utilizando diferentes herramientas que os vamos a explicar. Si quieres ahorrar en tus gastos, debes estudiar, en primer lugar, a dónde se van tus gastos, qué partidas son las más costosas. Así que, lo primero que vamos a hacer es hacer una lista de todos nuestros gastos mensuales, para luego ir estableciendo algunas maneras de reducirlo.¿Cómo puedes ahorrar en tus gastos de casa?

Lo que pago por mi casa

El alquiler o la hipoteca es el gasto más grande que tienen las familias. Es evidente que mudarse a otra vivienda es una solución drástica, pero en algunas ciudades el precio del alquiler está muy sobredimensionado y puede llegar al doble de lo que costaría una cuota hipotecaria.

Si esta es tu situación, ponte en marcha y trata de averiguar dos cosas: cuánto te costaría una vivienda de compra en cuanto apago de hipoteca mensual y si tu entidad bancaria habitual (u otra) te concedería una hipoteca. En cualquier caso, si vives de alquiler, debes ser consciente que una vivienda en propiedad tiene una serie de gastos fijos, como la comunidad y el I.B.I.; así como los gastos de una hipoteca. Valora todo esto y si tu alquiler es muy alto, tal vez debas considerar la posibilidad de mudarte.

Los consumos

Si lo que estás pagando por tu casa es razonable, céntrate ahora en los gastos que generan agua, gas, electricidad o teléfono. Analiza lo que supone para ti un año de cada uno de estos conceptos y estudia la posibilidad de abaratarlos.

En lo referente al consumo de la luz, puedes revisar la potencia que tienes contratada y ver si de verdad la necesitas. Hay un truco casero que consiste en encenderlo todo durante un breve tiempo y ver si salta el interruptor de control de potencia. Si no lo hace, tal vez puedas bajar la potencia.

En Internet existen comparadores de luz y gas que pueden ayudarte a encontrar la mejor tarifa para tu hogar. Ten en cuenta que las operadoras más baratas suelen ser pequeñas y desconocidas. Las grandes empresas son las más caras y hacer una buena elección puede suponer un gran ahorro.

Y lo mismo pasa con tu teléfono. Hoy en día hay una enorme cantidad de operadores de telefonía móvil y fija que pueden ofrecerte unas tarifas muy competitivas y económicas. Debes invertir algo de tiempo en informarte para encontrar lo que más te interese, pero puedes llegar a tener una reducción de hasta el 50% de lo que una gran compañía te está cobrando respecto a la tarifa de una más pequeña y con un buen servicio.

Controla tu consumo

¿Es necesario tener encendidas todas las luces del comedor o de la sala de estar? ¿Te bañas muy a menudo o te sirve una ducha? ¿Dejas los electrodomésticos en «Stand By» o los apagas cuando no los usas? De todas estas preguntas, sabemos que sabes la opción que ahorra: encender las luces necesarias, ducharse y apagar los electrodomésticos y aparatos que no estamos utilizando en lugar de dejarlos en StandBy. Para iluminar, utiliza aquellas bombillas de más bajo consumo como las luces LED que, además, no dan calor en verano.

Invierte en electrodomésticos de bajo consumo o cuando menos, si tienes que comprar o cambiar alguno de tus electrodomésticos, no los compres con la etiqueta C o D, porque son los que más consumen. Los más eficientes son los A+++, A++ y los A+. Son más caros que los que tienen etiquetas A o B, pero su eficiencia realmente compensa. Puedes comprar este tipo de electrodomésticos con aquellos que más se usan como la nevera o la lavadora.

La eficiencia también puedes encontrarla en grifos y depósitos de WC, puesto que existen modelos que contemplan un menor gasto. En este sentido, existen un montón de soluciones que pueden hacer bajar tu consumo de agua a más del 50%.

Con la calefacción a gas, resulta mucho más económico dejar fijada una temperatura en el termostato de unos 10-15 grados durante todo el día, que apagar la calefacción y ponerla en marcha cuando llegas a casa o tienes frío.

Persianas, cortinas y alfombras

Elementos decorativos como las cortinas o las alfombras son muy útiles para ahorrar en los consumos de tu casa. En invierno, abre las cortinas o sube las persianas en los días soleados para que entren los rayos del sol y calienten tu casa. Ciérralas y bájalas por la noche, para que te aíslen del frío exterior.

Colocar alfombras en el suelo te ayudará a tener una casa más bonita, pero también más cálida y confortable pues evitan poner los pies en el suelo frío, evitas tener que subir la calefacción y, por lo tanto, ahorras energía.

En verano, evita la entrada de la luz solar bajando las persianas o corriendo las cortinas y, en la medida de lo posible, crea corrientes de aire abriendo todas las ventanas, pero sin dejar pasar los rayos de sol para que el ambiente no se caliente.

La opción del autoconsumo

Muchas empresas eléctricas están ofreciendo a sus clientes la opción de generar energía a través de la instalación de placas solares que puede hacerse en viviendas individuales o en edificios. Con esta modalidad puedes ahorrarte hasta un 50% en tus facturas de la luz.

Los costes de la instalación corren por cuenta del usuario y se tarda una media de entre 4 a 10 años en amortizar esta inversión. Estas instalaciones tienen una vida útil de unos 25 años.

Como decimos, es una opción a la que cada vez más personas se están apuntando. Con el cambio de gobierno es más que posible que el llamado “impuesto de sol” desaparezca y que las condiciones por generar la energía que necesita tu casa o tu edificio sea más ventajosa.

Como puedes ver, en tu casa y en tu día a día puedes ahorrar en muchísimas partidas, pero lo importante es que analices cómo, cuánto y en qué.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *