25 Apr Los desperfectos no visibles de una vivienda a la hora de comprarnos una casa

A la hora de buscar una nueva vivienda siempre estamos muy pendientes de fijarnos bien en cosas imprescindibles como la ubicación, el número de habitaciones, la orientación o la luminosidad. Pero no nos percatamos en ese momento de los vicios ocultos.

¿A qué nos referimos exactamente con esto? Los vicios ocultos son todos aquellos defectos o desperfectos que tiene dicha vivienda y que no se detectan a simple vista, solamente te darás cuenta una vez vivas allí. Nos podemos encontrar vicios ocultos tanto en una casa de segunda mano como en una de nueva construcción.

Para poder considerarlo de dicha forma, deben darse 3 situaciones:

  1. Deben ser graves y cambiar la finalidad con la que se compró el inmueble.
  2. Que dichos defectos sean de antes de comprar la casa.
  3. Y por último que estén ocultos, no perceptibles a simple vista.

Con nuestra ayuda sabrás cuales son los defectos más comunes que no se ven a simple vista y qué soluciones puedes poner.

¿Qué se considera en una casa como vicios ocultos?                                                       

Como hemos explicado antes un vicio oculto son defectos que no podemos detectar en el momento de la compraventa de una casa. Son defectos que dan derecho a pedir la reparación del bien o resolución del contrato.

Algunos vicios ocultos de la vivienda más comunes suelen ser problemas en la instalación de agua, la cimentación, los malos acabados, el sistema eléctrico y las deficiencias térmico-acústicas.

En las viviendas de nueva construcción los vicios ocultos más frecuentes son estructurales (vigas, muros de carga…) en los acabados (pintura, suelo…) y en las instalaciones (funcionamiento en los sistemas eléctricos).

Por último, en las viviendas de segunda mano aparecen vicios como humedades, filtraciones, grietas, vigas con aluminosis y aislamiento térmico.

Aunque este tipo de vicios ocultos no son fáciles de detectar, existen soluciones para ayudar al comprador de la vivienda, la clave está en contratar a un perito que confirme el buen estado de la vivienda, pedir el Certificado de Inspección Técnica de Edificaciones o añadir una cláusula de vicios ocultos en el contrato de compraventa de la casa.

Reclamar los vicios ocultos de una vivienda

Existe un artículo del Código Civil donde se establece que el vendedor es el que tiene que hacerse cargo de dichos vicios ocultos de su vivienda. Como comprador eres tú el que tiene que hacer una reclamación.

¿Cómo debes reclamar? Lo primero que tenemos que hacer es reunir toda la información posible para acreditar esos defectos, es decir, saber si son defectos de la construcción o de uso inadecuado. Después debemos comunicárselo al propietario o constructor por escrito.

El segundo paso es enviar un documento al vendedor para que quede constancia. Si el vendedor asume su responsabilidad el problema podrá resolverse de forma económica y rápida.

Si no respondiera o no quisiera solucionar esos desperfectos puedes elegir la mediación. Esta mediación deberás hacerla a través del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos de tu provincia.

Si esto tampoco funciona, tendrás que comenzar un proceso judicial. Debes llegar al juicio con todas las pruebas que demuestren que esos vicios ocultos estaban antes de que compraras el inmueble. De esta única manera harás que el vendedor se responsabilice si se ha negado.

Existen diferentes plazos para reclamar en función del tipo de vivienda:

  • Si es de segunda mano o tiene más de diez años, tendrás seis meses desde que se entrega la vivienda. Podrás reclamar las tuberías en mal estado o problemas debido a obras externas.
  • Si es de nueva construcción el plazo varía en función del defecto: diez años si el defecto es estructural, en los primeros tres años si el defecto es de habitabilidad y el primer año si el defecto es del acabado.

¡Si te surgen dudas llámanos, nosotros podemos ayudarte a vivir tranquilo! En nuestra inmobiliaria de Remax Welcome contamos con la experiencia suficiente para conocer estos casos mejor que nadie.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *