12 Oct Pros y contras de invertir o esperar una caída de precios

El confinamiento y la pandemia han traído consigo nuevas maneras de ver las cosas. Ha provocado que muchos españoles se den cuenta de las carencias que tienen sus hogares. Ya sea por la falta de espacio, luz natural o espacios abiertos. Después de que el sector inmobiliario quedara parado por la falta de movilidad, está empezando una recuperación inesperada. Por eso mismo, os traemos un post dedicado a los pros y contras de invertir o esperar una caída de precios.

Aunque haya una crisis a la par, se prevé que el crecimiento de las inversiones en el sector sigan aumentando. Ya sea por la bajada de precios que ha devengado esta situación, como la necesidad de vivir en una vivienda con mejores características. 

Una reactivación incierta

Las perspectivas de ahora en adelante se ven bastante inciertas. Las medidas de la desescalada comenzaron en España en mayo. Y aunque desde verano estamos teniendo una vida mucho más semejante a la normalidad que conocíamos hasta ahora, aún hay restricciones. Sobre todo, las ciudades las cuales más costó salir del confinamiento fueron Madrid y Barcelona

Por eso mismo, los expertos optan por la prudencia en las previsiones. Confían en que la crisis actual sea transitoria, derivada del parón de la actividad laboral durante el confinamiento. Conllevando efectos negativos en muchos sectores como por ejemplo el turismo. El fundamento por el cual pueda o no convertirse en una crisis más profunda dependerá del endeudamiento de las familias y a los créditos que ofrezcan las distintas entidades. 

Pese a todas estas estimaciones, se prevé que la inversión en vivienda puede que caiga un 30% este 2020. Debido a aquellos que son prudentes. Y a que la demanda ha aumentado en las afueras, pero por ejemplo, en los centros de las urbes ha disminuido considerablemente. Igualmente se prevé que en 2021 empezará de nuevo la reactivación del mercado. 

Lo que sí que va a aparecer, va a ser un aumento del stock. Que provengan de herencias, divorcios o aquellos que necesiten cash para recuperarse de esta situación. Aunque solo después de un tiempo comenzarán las operaciones y los ajustes de precios según la oferta y la demanda. 

Hacer una inversión en el sector inmobiliario

Aunque a priori una inversión inmobiliaria ofrece dos grandes beneficios (el potencial de revalorización de la misma y las rentas que genera), si trasladamos la gestión a un pequeño ahorrador ciertos factores pueden llevar a que no sea tan rentable.

En primer lugar, la revalorización obliga a una constante rotación de los activos y en muchas ocasiones a una inversión importante que un particular no puede asumir. Si uno se dedica a comprar, esperar un tiempo y luego vender más caro, sin realizar otras acciones, puede ocurrir como hace unos años que un ciclo bajista le deje atrapado. 

En segundo lugar, las rentas tampoco son sencillas de obtener. Comprar para alquilar no siempre es fácil, exige una gestión continua del activo y puede acabar con problemas de pago.

Estos dos puntos se solucionan a través de inversiones más importantes, como las que realizan empresas, grandes fortunas o los fondos de inversión inmobiliarios, en los que con las participaciones adquiridas se contribuye a grandes operaciones inmobiliarias.

¿Es un buen momento para invertir en el sector inmobiliario?

Los expertos recomiendan ante todo cautela y mesura a aquellos ciudadanos que quieran invertir su dinero en estos momentos por primera vez porque existe mucha volatilidad en los mercados. Es decir, las Bolsas pueden subir mucho un día y caer mucho al siguiente, sin ninguna razón aparente.

Lo importante a la hora de invertir es no dejarse llevar por un impulso, no dejarse influir por la última noticia, y, en cambio, diseñar una estrategia a largo plazo. No pensar en cuánto dinero se pretende conseguir mañana, sino dentro de un año. Otra de las recomendaciones realizadas por todos los expertos en estos momentos es diversificar la inversión para disminuir los riesgos.

¿Comprar o esperar?

Al igual que ocurre con las acciones, el mercado inmobiliario también ofrecerá oportunidades interesantes para invertir en los próximos meses, una vez termine esta situación excepcional. La crisis ha paralizado cualquier operación de compraventa de vivienda, que se volverán a reanudar.

Los expertos auguran una mayor oferta de casas disponibles, ya que habrá algunos propietarios que tengan que poner a la venta viviendas en un momento de dificultad económica como el que atravesamos. Además, algunos pisos que estaban destinados al alquiler turístico (por su alta rentabilidad hasta ahora) podrán pasarse al alquiler tradicional o, incluso, a la venta. 

De hecho, desde que salimos de la cuarentena se ha acelerado el número de viviendas que aparecen en el mercado. Ya no solo por lo que ha devenido el confinamiento, sino por las viviendas de propietarios cuya situación financiera no pasa por su mejor momento. Necesitan liquidez con urgencia. Y como hemos mencionado con anterioridad habrá muchas viviendas procedentes de malas situaciones. 

Se ha producido una bajada considerable de los precios, y por eso mismo, muchos de los inversiones habituales han considerado que puede ser uno de los mejores momentos para invertir en una vivienda. Ya que a lo largo del tiempo se revalorizará y se podrá vender a un precio sumamente superior al que se compró en su momento. 

El contra principal a tener en cuenta

La inestabilidad general

Aunque ya se habla de recuperación económica a todos los niveles, lo cierto es que esta todavía es muy leve y la gente de a pie aún no la percibe. Eso provoca que sean reacios a invertir grandes cantidades económicas. Los principales motivos son el miedo a la pérdida del empleo y el difícil acceso al crédito, ya que los bancos han endurecido mucho en los últimos tiempos las condiciones hipotecarias. Además de lo que se han endurecido por la pandemia. 

Todo esto, sumado a los interesantes alquileres que hay en la actualidad, culmina en que la mayoría de personas apuesten actualmente por el alquiler antes que por la compra. Aún así, las personas con liquidez económica siempre se decantarán por la adquisición, pues España tradicionalmente es considerado un país de compradores.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *