07 Jun Terminos básicos que debes conocer sobre la hipoteca

Terminos básicos que debes conocer sobre la hipotecaSi estás pensando en pedir una hipoteca para comprar una casa, o incluso, si ya la tienes, seguro que hay miles de interrogantes que se te plantean. Y es que, a veces, no es nada fácil entender el lenguaje que los bancos utilizan.

Euribor, IRPH, cláusula suelo, cláusula techo y un largo etcétera de términos técnicos nos pueden sonar a chino y si no estamos atentos, nos podemos llevar una ingrata sorpresa a la hora de devolver el dinero prestado al banco. ¿Quieres conocer de qué se trata cada uno de estos aspectos? Pues atento/a porque aquí te contamos todo lo que debes saber.

Qué son los intereses y cuáles son los más comunes

 Debemos de comenzar nuestra explicación diciendo que todas las hipotecas que se conceden para comprar una casa o para comprar un piso, se basan en la aplicación de una serie de intereses y de cláusulas. Dichos intereses suponen la conformación de ese porcentaje de más que debes devolver a los bancos. A parte de lo que has pedido que te presten. Es decir, que deberás devolver la cantidad solicitadas más el interés.

Por tanto, es importante conocer cómo se forma ese tipo de interés que aplicarán a tu hipoteca. Normalmente, se genera por medio de la creación de medias entre el Euribor y el IRPH, aunque pueden aplicarse otros. Y suelen ser tipos de interés fijos, mixtos o variables.

En el caso de que elijamos un tipo de interés fijo, siempre se aplicará el mismo a la cantidad de dinero que se debe en cada momento. Si bien, este tipo de interés ya es poco habitual. Sus ventajas son que al ser siempre constantes no tendremos ninguna sorpresa a la hora de pagar la hipoteca. Pues sabremos siempre cual será el interés que aplicarán a nuestra hipoteca en todo momento. Mientras que la desventaja, es que, si baja el tipo de interés no podremos beneficiarnos de ese descenso en la hipoteca que hemos pedido para comprar nuestra vivienda.

Por su parte, el tipo de interés variable está siempre en continua fluctuación. Y cambiará en cada una de las revisiones de hipoteca que hagas con tu banco. La ventaja de este es que si bajan los tipos de interés, el tuyo también bajará, pero si suben, también lo hará el de tu hipoteca.

En cuanto al tipo de interés mixto, aporta varios aspectos de los anteriores pues evidentemente, se trata de una mezcla de ambos sistemas. Así, durante los primeros años del préstamo hipotecario para adquirir tu casa, el tipo de interés que se aplicará será el fijo. Y durante la segunda etapa de la hipoteca se aplicará el tipo de interés variable.

Veamos ahora algunos tipos de interés utilizados para fijar los intereses de las hipotecas:

Qué es el tipo de interés Euribor

 El Euribor es un tipo de interés que se aplica a las operaciones que ocurren entre bancos en Europa. Se trata de un porcentaje que un determinado banco paga a otro que le presta dinero como una especie de tasa por ese préstamo. Así, con este tipo de interés, se establece una media a nivel europeo que se publica diariamente. Siendo esta media el índice que afecta a las hipotecas.

El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios o IRPH

Por su parte, el IRPH o Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, al igual que el Euribor es otro tipo de interés que ayuda a fijar el precio de las hipotecas, sobre todo, en España. Pero su aplicación da como resultado un tipo de interés bastante elevado. De hecho, hay varias sentencias sobre hipotecas en las que se utilizó este índice de referencia que obligan al banco a devolver dinero a sus clientes, pues su comercialización no fue muy transparente.

Y en los últimos años es uno de los motivos que se han utilizado para reclamar abusos hipotecarios ante bancos. Pues, el Tribunal Supremo consideró este índice bastante abusivo, algo que después refrendó el Tribunal Europeo refrendó. Por lo que, si te lo aplicaron en tu hipoteca, infórmate ante un abogado por si puedes reclamarlo y si es ahora cuando te lo quieren aplicar, averigua bien las condiciones.

Cláusulas, la otra parte a tener en cuenta en los contratos hipotecarios

 Las cláusulas son otro de los factores importantes a tener en cuenta en la firma de una hipoteca para comprar tu piso. Y es que suponen un tipo de limitaciones a la subida (cláusula techo) y a la bajada de los intereses (cláusula suelo).

Cláusula suelo, qué es y cómo afecta a mi hipoteca

 La cláusula suelo es un tipo de cláusula que solía ser incluida en la mayoría de los contratos hipotecarios. Se trata de una forma que tenía el banco de protegerse ante posibles bajadas excesivas de los tipos de interés porque establece un interés mínimo a pagar en cada una de las mensualidades de la hipoteca.

Así, aunque el interés de las hipotecas bajase más de lo que establece tu cláusula suelo, el banco no estaba obligado a aplicarlo a tu hipoteca. Por supuesto, este tipo de cláusula estaba ligada a una hipoteca variable o mixta (en el periodo variable). Pero en España, desde 2013 son ilegales, por lo que no deberían proponerte ninguna cláusula suelo o similar a la hora de firmar tu hipoteca. Y, en el caso en el que ya la tuvieras, puedes recurrirla para que te devuelvan lo pagado de más.

Cláusula techo

Por el lado contrario, también nos podemos encontrar con cláusulas techo. Y al igual que en el caso de las anteriores, ligadas a hipotecas variables e hipotecas mixtas en la fase en la que se aplica el tipo de interés variable. Se trata de una cláusula que establece una limitación al interés máximo que se te puede cobrar por el dinero prestado. Aunque no suele llegar a funcionar porque el banco establece el límite en un valor al que no suelen llegar los intereses.

Cláusula cero

Otro tipo de cláusula que podemos encontrar en los contratos hipotecarios es la cláusula cero que supone otra forma de protección de la banca. Y es que, si el interés cae por debajo de cero, es decir, que se convierte en un interés negativo, el banco sería el que debería pagar al cliente. Algo no muy productivo para las entidades financieras.

Por ello, los bancos se blindan con esta cláusula. En la que el cliente renuncia a cobrar por el préstamo ante la existencia de un interés negativo.

Como habrás visto, estos son los algunos de los elementos que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir la hipoteca para comprar tu casa. Lo ideal es que trabajes con tu banco de siempre. O que acudas a tu inmobiliaria en Madrid de confianza para que te asesore a la hora de financiar la compra de tu hogar.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *