14 Jun El objetivo para el consumo energético casi nulo

El objetivo para el consumo energético casi nulo2013 fue un año clave para el mundo de la certificación energética ligada a las viviendas. Y es que, en junio de dicho año se aprobó el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril de procedimiento básico para la certificación energética de los edificios. Lo que suponía un paso más para la protección del medio ambiente. Dicho decreto, iniciaba la obligatoriedad en la mayoría de los inmuebles que estén destinados a venta o alquiler, de poseer su certificación energética. Un tipo de etiqueta que nos indica si la vivienda es eficiente desde el punto de vista energético. Y que será obligatoria a partir de 2021. Pues la construcción de viviendas que se hagan desde enero de dicho año deberá contar con un consumo energético casi nulo. Algo con lo que cada vez estamos más concienciados, sobre todo ahora que estamos viviendo en el mundo entero con la crisis del Coronavirus. ¿Quieres saber más sobre este “objetivo consumo energético casi nulo”?

Qué es un edificio con consumo energético casi nulo

Un edificio con consumo energético casi nulo es un paso más en el mundo de la arquitectura y en el mundo inmobiliario. Pues supone una construcción con un gran alto nivel de eficiencia energética que necesitará una cantidad de energía muy baja, casi nula para su funcionamiento.

Además, este tipo de energía que necesitará para ser confortable y habitable deberá provenir en su mayoría de fuentes de energía renovables. Y habrá de ser producida in situ o en su entorno más inmediato. De esta manera, la vivienda será casi autónoma, emitirá poca contaminación y contará con todas las condiciones de confortabilidad necesarias para su ocupación.

Es decir, que no necesitaremos poner la calefacción al máximo en invierno. Y menos aún, el aire acondicionado a tope para no asfixiarnos en nuestro piso en verano. Pues por medio de la arquitectura y de la instalación de sistemas eficientes desde el punto de vista arquitectónico y energético, nuestra vivienda será confortable. Sin tener que llegar a un excesivo consumo de energía como pasa en la actualidad. Lo que nos ayudará a no gastar tanto dinero y a no producir tantos niveles de contaminación.

Consumo energético casi nulo: objetivo de los edificios nuevos

Este objetivo de consumo energético casi nulo podrá obtenerse, principalmente de dos maneras. La primera, construyendo edificios nuevos que se basen en el consumo energético casi nulo. Y la segunda, adaptando los ya existentes a estas características de consumo y habitabilidad.

Así, las casas y los pisos de este futuro ya muy cercano deberán cumplir con varias exigencias. En primer lugar, han de tener un buen diseño arquitectónico. Algo esencial que en los últimos años se estaba olvidando. Así, los pisos que se construyan a partir de enero de 2021 deberán tener una buena iluminación y ventilación. Y estar bien orientados.

Las calidades de los materiales utilizados han de cumplir con un alto rendimiento. Y en especial, deberán contar con una buena envolvente y con instalaciones que rompan los posibles puentes térmicos. Así se evitarán problemas de humedad, ruidos, y todo tipo de contaminación. Mientras que las fachadas y cubiertas deberán ser inteligentes y contar con equipos de energías renovables. Y se instalarán soluciones de domótica integrales que se nutran de estas energías limpias.

¿A quién no le gustaría que su vivienda contase ya con todo esto? Muchos de los pisos en los que vivimos no cuentan con las condiciones ideales para pasar largas temporadas en ellas.

Ya no iremos a la casa a comer o a dormir solamente. Si no que, ahora pasaremos mucho tiempo más en ellas y nuestras casas se han desvelado como hogares pequeños. Muchos de ellos, sin balcones y apenas entrada de luz natural. Y que consumen más, desde el punto de vista energético, de lo que deberían.

El reto de inmobiliarias y constructores: consumo energético casi nulo

Es por ello por lo que constructores, arquitectos, ingenieros, etc. están apostando por nuevos sistemas constructivos. Materiales inteligentes, y formas distintas de construir a las que nos estábamos acostumbrando serán la nueva tónica de la vivienda. Y en los nuevos edificios que veremos en nuestras ciudades empezarán a proliferar las placas fotovoltaicas, los techos verdes, las fachadas ventiladas. Y todo aquello que ayude a generar la energía que los compradores de una casa o piso puedan necesitar.

Teniendo en cuenta, además, que el poco consumo de energía no debe de afectar a la salud de sus habitantes. Es decir, que el hecho de que la vivienda sea consumo nulo no debe de significar que sea oscura. O poco ventilada. Y tampoco una vivienda en la que se alcancen demasiados grados en verano. O muy pocos grados en invierno por el hecho de no consumir energía en luz, calefacción, o ventilación. Si no que se deben utilizar energías limpias como la biomasa, la geotermia, la energía eólica o la solar.

La importancia del uso de las energías limpias

Se prevé que el ahorro de energía de estos nuevos edificios sea bastante elevado. Entre un 60% y un 80% más que las casas que se pueden comprar en la actualidad. Mientras que los edificios antiguos deberán someterse poco a poco a rehabilitaciones. Lo que les llevará a adecuarse a la nueva normativa técnica para conseguir ser así consumo energético casi nulo.

De esta manera, todos los profesionales ligados al mundo de la arquitectura y las inmobiliarias deberán trabajar de forma intensa. Y todo, con el objetivo de brindar a sus clientes las mejores opciones de vivienda, tanto para comprar o para alquilar. Sobre todo, en las grandes urbes como Madrid. Pues, en este tipo de ciudades es donde se está evidenciando lo poco saludables y menos confortables que son algunas de las viviendas de España.

Así, los pocos metros, el ahorro de costes en materiales y aislamientos, el olvido de la necesidad de zonas verdes, etc. Son algunos de los puntos que ha mostrado la crisis del coronavirus en nuestro sector vivienda. Por ello, el nuevo mundo post coronavirus deberá ser un espacio con más conciencia ambiental. Y con un tipo de vivienda más confortable, y para ello, todos los implicados en el sector inmobiliario deberemos poner nuestro granito de arena.

 

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *