21 Jun ¿Alquilar un estudio o compartir piso? Especial estudiantes / ventajas y desventajas

Ser estudiante significa, en muchas de las ocasiones, tener que cambiar de provincia o mudarse a la ciudad. Y ello, implica una serie de cambios y decisiones que exigen de cierta meditación, sobre todo, a la hora de elegir vivienda. Vivir solo, en una residencia, en piso compartido con más estudiantes, … Son varias las posibilidades que nos vamos a encontrar. Sobre todo, en las grandes ciudades como Madrid. Elegir una u otra opción dependerá de nuestro presupuesto y de nuestros intereses pues, ambas opciones tienen pros y contras. Por ello, para que puedas decidir de una mejor manera, queremos plantearte las ventajas y desventajas de alquilar un estudio o compartir piso. ¿Te interesa?

Alquilar un estudio: ventajas y desventajas

Los estudios son pequeños apartamentos que ofrecen muchas posibilidades. Se trata de un tipo de vivienda pequeña que está pensada para estudiantes o para profesionales que viven solos. Están equipados con todo lo necesario y su ubicación suele ser bastante buena. Siendo una opción perfecta para aquellos que cuentan con un buen presupuesto para pagar el alquiler.

Son una de las opciones más interesantes dentro del mundo inmobiliario de grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Y por ello, son inmuebles que puedes tener en consideración a la hora de alquilar si eres o vas a ser estudiante. Pero como todo, tienen sus ventajas y desventajas.

Ventajas de alquilar un estudio

Así, las ventajas que suelen presentar estas viviendas suelen ser muchas. Entre ellas:

  • Ubicación: Suelen estar muy bien situadas, normalmente en el centro histórico de la ciudad. Y rodeadas de servicios imprescindibles como supermercados, centros de salud, centros de ocio, restaurantes o paradas de transporte público. Aunque no siempre están cerca a la universidad.
  • Privacidad: Al ser un espacio que no compartirás, es estudio será completamente tuyo. Por lo que, pese a lo reducido de su espacio tendrás los metros cuadrados suficientes para desarrollar tu vida. Nadie perturbará tus horas de estudio y no tendrás que compartir cocina, baño o armarios. Además, podrás ver los programas de televisión o series que quieras y escuchar tu música favorita sin que nadie te pida que la quites o cambies.
  • Supone tu primer paso hacia la madurez: Pues al vivir solo o sola deberás hacerte cargo de todo lo que atañe a la cocina, la limpieza, lavar tu ropa y ordenar el estudio.

Desventajas de vivir en un estudio

Por el contrario, como todo, también tiene algunas desventajas:

  • Acostumbrarte a la soledad: Deberás acostumbrarte a estar solo, claro que no será durante muchas horas al día, puesto que tendrás que ir a la universidad o centro de estudios. Pero sí, notarás que hay momentos en los que te encuentras totalmente solo.
  • Más gastos: Tendrás que hacer frente a todos los gastos de la vivienda en solitario. Es decir, agua, luz, Internet, y alquiler. Todo recaerá en ti. Y, normalmente, el alquiler de un estudio suele ser más elevado que el alquiler de una habitación en piso compartido.

Vivir en un piso de estudiantes compartido

Por su parte, si has optado por alquilar una habitación en piso compartido en Madrid, o en alguna otra de las ciudades universitarias que hay en España. O si te trasladas a algún otro sitio para estudiar FP u otro tipo de formación, deberás saber que esto también tiene sus ventajas y desventajas.

Ventajas de vivir en un piso de estudiantes compartido

  • Son más fáciles de alquilar: Y ello porque es más fácil cumplir con los requisitos que se exigen para alquilar un inmueble si sois un grupo. O porque, normalmente, ya hay alguien alquilando que es el que se suele encargar de todo. Entre estas tareas, la de encontrar a gente que ocupe una habitación vacía.
  • Gastos compartidos: Una de las mayores ventajas que supone alquilar un piso compartido para estudiantes es que podrás compartir muchos de los gastos que se generan. Sobre todo, compensa en la cuota de teléfono e Internet, ya que suele ser siempre fija y da igual el número de personas que se conecten. En cuanto al agua y la luz, es cierto que las facturas serán mayores que en el caso de vivir solo o sola en un estudio, pero hay ciertos apartados de dichas facturas que son fijos, como los impuestos. Y estos se dividirán entre todos, por lo que en general, también gastarás menos en este tipo de servicios.
  • Precio de la vivienda: Además, el precio de la vivienda, pese a ser mayor que el de los estudios, te saldrá más económico al dividirse por igual, o de forma proporcional por metros, entre todos los inquilinos del piso.
  • Hacer amigos: Compartir piso de estudiantes en Madrid, es también una gran forma de hacer amigos. Suele ser el primer núcleo con el que se socializa en una ciudad que no es la tuya y nunca te sentirás solo, puesto que siempre habrá alguien en el piso. Además, es una gran opción para empaparte de otras culturas y costumbres.
  • Compartir responsabilidades del hogar: También, contar con compañeros de piso, te aliviará un poco en las tareas del hogar. Sobre todo, en la limpieza y en algunas de las compras si las hacéis compartidas. Todo depende de las normas que instauréis al comienzo de la convivencia.
  • Más metros cuadrados: Otra de las ventajas es que los espacios comunes de este tipo de pisos de alquiler para estudiantes suelen ser más grandes. Sobre todo, si los comparamos con un estudio en el que normalmente la habitación es también cocina y salón.

Desventajas de alquilar un piso compartido

Por el contrario, también nos encontramos con una serie de desventajas. Entre ellas:

  • Falta de intimidad: Sobre todo en el baño, ya que, a no ser que te haya tocado una habitación con baño propio que seguramente resulte más cara, deberás compartir el baño con el resto de tus compañeros y compañeras de alquiler.
  • Posibles riñas y enfrentamientos: Esto no suele ser lo habitual en la convivencia de estudiantes en un piso compartido, pero como en todo, existe la posibilidad de que haya alguien con el que no te lleves bien. Siempre hay gente incívica que no limpia la cocina después de usarla, o no cumple con sus turnos de limpieza, acapara la televisión o pone la música a todo volumen en época de exámenes. Lo mejor para evitar esto es conversar entre todos y poner unas normas mínimas.

Sabiendo todo esto, lo mejor para elegir una opción adecuada para alquilar si eres estudiante, es que analices los pros y los contras que te hemos dado y que los sitúes en una balanza con respecto a tus necesidades y gustos. Y, sobre todo, que optes por acudir a profesionales del mundo inmobiliario para que te asesoren y muestren cuáles son las alternativas con las que cuentan en la actualidad. Ya que existen muchas inmobiliarias que se han especializado

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *